lunes, 25 de noviembre de 2013

Iniciación Tierra-yoni.

Ayer Miranda Gray nos inició a muchísimas mujeres en la bendición Tierra-yoni. La bendición del útero no fue tan potente como lo fue esta iniciación para mí.

Días antes me había grabado a mí misma recitando la meditación. Me dio un poco de lata porque no iba a ser sorpresa como para la bendición del útero, donde nunca le presté mucha atención al audio de la meditación que había para descargar. Pero me equivoqué. No importó que ya la hubiera leído, o que ya me hubiera hecho una imagen mental de la meditación. Fue novedoso y fresco como si no hubiera sabido de aquello antes. Mi sedentaria imaginación corrió una maratón de de detalles, colores, aromas y sensaciones. Hasta me dieron ganas de pintar. Yo, que en mi vida he pintado nada. Hice un dibujo horrible y se me fueron todas las ganas de pintar.

Yo me doy mucha vergüenza. Me doy vergüenza a mí misma y me da vergüenza exponerme a los demás. El día anterior de la iniciación, el sábado, hice un círculo de mujeres en mi casa, con mi mejor amiga y otra chica a quién sólo conocí de vista alguna vez. Me dieron ganas de cancelarlo varias veces en ese día, por vergüenza, simplemente. Pero al momento de cerrar el círculo mi vergüenza se esfumó. No hablaba yo, hablaba la Diosa en mí. No pueden darme vergüenza las palabras de la Diosa. Todas las ridiculeces que hice, leer meditaciones y exponer mi horrible voz pretendiendo sumir a mis amigas en la calma... Nada me dio vergüenza. Ahora me da vergüenza decir todo esto; pero en el momento, no. Igual me pasó con mi grabación en la iniciación. Mi voz me pareció dulce, tranquila, precisa, con la energía correcta, conectada. Espero haberles parecido así a mis amigas en el círculo.

Como dato freak, y como marca de la Diosa, para la iniciación usé música de Snatam Kaur. Después de la iniciación, apareció una foto de Snatam en mi timeline de Facebook. Prácticamente nunca escucho la música de Snatam Kaur, y no creo haber visto jamás una actualización de ella en mi timeline. Ahí estaba la Diosa, diciéndome tan directa e indirectamente a la vez, que estuvo conmigo mientras visitaba su/mi templo.

¡Hace tanto tiempo que no meditaba...! ¡Qué bien que se siente...! Espero no volver a dejarlo por mucho tiempo.

Mañana ya estaré oficialmente iniciada en la bendición Tierra-yoni. Tengo ganas de todo.

lunes, 4 de noviembre de 2013

El oráculo de las Diosas

No sé por qué no había escrito aquí sobre El oráculo. Pasó hace días. Últimamente no me siento bien de ánimo. No debería tampoco estar publicando; tengo otras cosas que hacer. Pero, bueno, igual.

Hace unos días con una amiga fuimos a la Filsa. Quise ir porque Silvia Selowsky iba a dar una charla sobre la cultura matríztica en Chile, y su libro iba a estar a la venta.

Desde que sé que existe, nunca quise El oráculo. Yo y mis prejuicios lo encontrábamos básico y "chanta". Por algún motivo extraño, me dieron ganas de tenerlo unos días antes de saber lo de la charla. Quería tenerlo y no sabía por qué. Cuando supe lo de la charla, no lo pensé 2 veces y me decidí a ir.

Silvia es una mujer hermosa y dulce. Muy humilde en sus conocimientos y experiencias cuando las cuenta. Ojalá pueda volver a verla algún día.

Mi amiga y yo nos compramos cada una un Oráculo porque ambas quedamos fascinadas con él. Ella aún no empieza a leerlo, pero yo ya estoy casi terminándolo. El libro es cómodo y rápido de leer, aunque yo voy con calma. Creo que deberé releerlo varias veces, lo que será un gusto. Está lejos de ser lo más interesante o sumamente inteligente que he leído, pero es amigable, tierno y bonito. Las cartas son grandes y llenas de color. Dan ganas de mirarlas.

Es hermoso volver a estar en contacto con las Diosas. Encontrarlas en mí a casi todas. Me es un poco difícil sincronizar con los arquetipos de madre porque no lo soy, pero aún así es agradable empatizar con ellas hasta donde pueda. Fueron y son, esa es la sensación que me deja cada Diosa que voy descubriendo. Todas fueron adoradas en su época, y hoy lo siguen siendo. Han sobrevivido el yugo del patriarcado, como yo lo estoy sobreviviendo hoy. Son yo, y yo soy ellas. Hay que ser mujer para entenderlo.

Hace años que no leo el tarot. Lo he olvidado bastante. Espero volver a la brujería con El oráculo de las Diosas. Cuando una es bruja y no hace brujería es como estar mucho tiempo bajo el agua.

jueves, 31 de octubre de 2013

El florecimiento. Beltane, festival de la Diosa amante.

Beltane es la fiesta de la Diosa fecunda y fértil como amante. La honramos como Nolava la amante y como la morgen Thetis, que es a la vez la verdadera amante y la prostituta sagrada, una músico cuyas mágicas notas resuenan por todo el país, fomentando flores a brotar de la rama y de la tierra. Nosotros la amamos como Rhiannon de los pájaros, la yegua blanca del mar, la que es Soberanía, y como la reina Gwenhwyfar, reina de la tierra. Celebramos a Blodeuwedd la doncella flor, a Olwen de la pista blanca y a Elen de los rastros, que habitan en nuestros bosques y selvas nativas. Se exploran los lugares naturales donde se puede encontrar.

Celebrado a finales de octubre y principios de noviembre, Beltane es la época del año cuando toda su naturaleza está viva con actividad sensual y sexual. Las flores blancas crudas de los endrinos ya cubren los setos, en espera de las próximas flores de octubre. En los huertos de Ávalon flores de color rosa delicado cubren los manzanos. Las flores del jardín se abren coloridas. El sol se eleva alto en el cielo, los días se alargan, toda su naturaleza se encuentra activa. Los pájaros cantan con el corazón para atraer compañeros, construir nidos y consumar sus uniones. Los animales están ocupados excavando madrigueras y apareándose. Los seres humanos también disfrutan de la energía fértil resucitada, haciendo el amor en los huertos y bosques como campanillas comenzando a florecer.

En Beltane honramos a las Diosas del amor de las islas Británicas (islas de Brigit) y en visiones viajamos entre los mundos con Rhiannon. Exploramos cómo nos sentimos acerca de nuestro cuerpo femenino, nuestra sensualidad y la sexualidad y los dones que traen a nosotros. Hablamos de nuestras heridas y placeres sexuales. Consideramos el lugar de los hombres en nuestras vidas y en la espiritualidad de la Diosa. Saltamos el fuego con nuestros amantes y amigos para sellar nuestro compromiso de caminar juntos a través del año que viene. Expresamos nuestra naturaleza divina a través de la música, el canto y el teatro. Hacemos tocados para que vayan con nuestros trajes de dedicación.

domingo, 20 de octubre de 2013

Bendición del útero.

Ayer vivimos la bendición del útero en mi casa. Mi mamá, una amiga y yo.

Comenzamos a las 19:50 con la meditación previa y a las 20:00 estábamos empezando la bendición. Para mí fue reconfortante, me relajé muchísimo, y aunque sentí un poco de dolor, todo lo demás fue bueno. Sentí físicamente la energía de la Diosa fluyendo por mis manos. Fue hermoso.

Después compartimos experiencias. Lo primero que dijo mi mamá cuando terminamos es que tenía mucha sed. Yo no me había dado cuenta pero también tenía muchísima sed. Mi amiga dijo lo mismo. Y eso que después de la meditación previa las 3 nos tomamos un enorme vaso de agua. Nos tomamos el agua sagrada del cuenco del útero con montón de ganas.

Mi mamá dijo también que le dolió como dolor de menstruación. Le pareció impresionante porque ella no menstrúa hace más de 10 años (se supone que es fértil aún, pero toma pastillas anticonceptivas de progesterona continuas porque es intolerante a los estrógenos artificiales. Como nunca le bajan los niveles de progesterona, nunca menstrúa.). También dijo que se sintió triste porque sólo tiene una trompa y un ovario (le amputaron la trompa y el ovario derechos durante una apendicectomía porque descubrieron durante la cirugía que los tenía gangrenados). Sin embargo, dice que ya no se sintió triste cuando enfocó toda su energía en la trompa y ovario que sí tiene. Me llama mucho la atención la experiencia de mi mamá, porque si bien yo había leído que se podía sentir dolor y las mujeres sin útero podían sentir vacío en el vientre, nunca le dije eso a ella. Incluso se me había olvidado que no tenía trompa ni ovario.

Mi amiga también sintió dolor. Me dijo que pensó muchas cosas durante la bendición, y se conectó con todas las mujeres que han sido importantes en su vida. Concluimos ambas que esto debería hacerse todos los días.

La foto la sacó ella, mi amiga.

viernes, 4 de octubre de 2013

Eterno femenino al encuentro de la mujer despierta.

Ayer tuve una experiencia maravillosa. Al empezar a escribir este post ayer me dolía la cabeza porque todavía no internalizo que no veo bien a más de 1 metro y se me olvida llevar los lentes. Estaba cansada y me dolían las piernas porque la insuficiencia venosa me pasa la cuenta salvajemente cuando camino apenas un poquito más de lo acostumbrado; además que estuve sentada y apretada mucho rato y con mucha sed porque hacía harto calor.

Me enteré de la charla de Nubia Rodríguez por un grupo de Facebook. Ya había escuchado de su visita hace un tiempo y no me había emocionado para nada; ni siquiera sabía quién era esta tipa ni a quién le había ganado. Pero como era gratis y podía ir, fui.

Cuando llegué había muchas personas. Muchas. La charla se supone que era en una salita que a cada segundo se iba haciendo más y más pequeña porque llegaba y llegaba más gente. Había mujeres y hombres, pero muchas más mujeres que hombres. Mujeres hermosas. Todas altamente hermosas. Y no me refiero a sus caras... O sí, pero no en el sentido de facciones bonitas, sino en que a veces me pasa que miro a las caras como si viera a través de ellas, y soy capaz de percibir la armonía divina que existe en esa persona, y eso me pasó hoy con todas esas mujeres. Todas bellas.

Como se iba haciendo todo tan chico, nos cambiamos a un auditorio. Seguía siendo chico para la gran convocatoria, pero era bastante mejor que la salita.

Había varias mujeres embarazadas, y otras con hijos. Juegan, se revuelcan y ríen. Había una niña hermosa con rizos color cobre, y una mujer con una guagua lindísima grande, gordita y pelona.

Se para adelante Nubia y nos saluda. Al instante siento la energía que emana de esta mujer. Mujer alegre, que uno le cree que la alegría le sale de adentro, de un arduo trabajo a lo largo de su vida, y que gracias a eso disfruta su vida a concho, y que por donde camina va dejando en los corazones las ganas de disfrutar la vida a concho también.

Habla de que en su vuelo a Chile venía viendo el naranjo atardecer, y que su compañero de viaje tenía una cámara grandota con la que grababa el bonito paisaje, y la lunita menguante adornaba el cielo. Habla de la introspección e introversión de la luna menguante.

Canta. Canta una canción que tenía un coro que nos hizo repetir:

"Llenar los corazones
de amor universal".

Habla de las etapas en nuestra vida. La niña, la doncella, la madre, la vieja sabia; y hacer de cada una de ellas la mejor etapa de nuestras vidas. Durante nuestras vidas estos arquetipos pueden volver a "poseernos", y nos podemos comportar como niñas siendo ya adultas y evadir así nuestras responsabilidades, por ejemplo. Lo importante es saber reconocer cuándo nos pasa esto para saber cómo manejarnos y no causar disturbios en nuestras vidas ni en las de los demás.

Que al mirarnos a los ojos vemos parte de nosotros mismos en el otro, porque todos somos uno.

Que cada uno de nosotros tiene dentro un pedacito de la energía de la vida, que es sabia y que nos habla, cuida y espera constantemente. Es la eternidad, por lo cual es capaz de esperarnos el tiempo que necesitemos para aprender lo que tengamos que aprender. Que todas las emociones son perfectas porque son un medio para llegar a esa sabiduría plena y universal.

Que debemos enfrentar el miedo que nos invade cuando nos vemos en situaciones difíciles. Son oportunidades. Si no enfrentamos nuestros miedos, estaremos siempre huyendo de las oportunidades de la vida. Es esta vida que reside en nosotros la que tiene el valor de enfrentarlo todo.

Que el eterno femenino es esta energía de amor, compasión y ternura, que no sólo la tienen dentro las mujeres, sino también los hombres.

Que el pensamiento crea realidades. Que si yo creo y pienso que alguien va a llegar tarde porque siempre llega tarde a pesar de que le dije que por favor no llegara tarde, aunque esa persona se esfuerce por no llegar tarde, algo pasará que lo hará llegar tarde. Y la culpa fue mía por obligar al universo a que le hiciera caso a mi pensamiento. Hay que darse cuenta de qué estamos generando para poderlo cambiar. Debemos subirnos a nuestra nave de batalla, encender el radar de pensamientos negativos, encontrarlos y matarlos. De eso se trata la existencia, de vida y muerte, de dejar vivir lo que nos sirve y matar lo que nos hace mal.

Nos habló de su vida. Tiene 8 hijos. 2 están casados y 6 siguen viviendo con ella. Contó que por ahora estará más de 1 mes fuera de su casa, y no es que esté abandonando a sus hijos, sino que les está mostrando que su vida también vale, que ella también tiene derecho a realizarse en lo que quiera y de esta manera les transmite que se puede seguir un camino de triunfos y sueños sin que nadie deba sentirse herido Tienen un pizarrón con todo lo que deben hacer, y la hermana mayor toma el rol de organizadora, la que da los permisos, etc. Según ella, todo de maravillas en su casa. Piensa en ellos y les manda su energía amorosa de madre, y ellos a veces piensan en ella justo en ese momento.

Habló de la vida en pareja, y que tendrá un taller exclusivo sobre ese tema y sobre los hijos como camino de vida. Me dieron unas ganas locas de ir con mi pareja, pero es caro y tengo que estudiar un montón. Me duele en el alma dejarlo pasar. Habló de los roles en la pareja, de cuando la mujer es muy hombre y el hombre siente que no pueden haber 2 hombres en la pareja y le dan ganas de irse. Lo mismo al revés. Y que a las mujeres se nos exige ser esposas, madres, hermosas, delgadas, radiantes, felices, exitosas... Y a los hombres se les exige ser viriles, fornidos, proveedores, padres, esposos... Nadie puede con todo eso. Podemos intentarlo, pero es demasiado. A veces nos enfocamos en lo que el otro no hace lo que nosotros creemos que debiera hacer, y nos despreocupamos de lo nuestro. Se puede mostrar al otro lo que nos gustaría que hiciese, pero al exigirlo y torturar al otro con lo que le cuesta hacer, es nefasto para la pareja, y para cualquier relación en general.

Habló de los retos en la vida. De cómo un bebé puede estar largo rato examinando un juguete, y que para él es un tremendo desafío. Y luego que lo hace, lo deja, lo olvida y sigue con otra cosa. Que así debiera ser nuestra vida, hacer lo que debemos aunque cueste, que hay que vencer el miedo con el valor que tenemos dentro. Ella, con su agitada vida y sus 8 hijos, por experiencia propia puede decirnos que sí se puede. Que todo lo que queramos lo podemos lograr.

Habló un poco de la biología de la fecundación y el embarazo. De que el hombre siembra la semilla sagrada en su mujer; que el semen es un líquido dorado, según los videntes, y los espermatozoides son como estrellas que danzan en él. Para qué decir que todas nos enamoramos y soltamos suspiros de ternura al oírla decir eso.

Habló del poder de la palabra. De lo potente que es decirle a otra mujer "¡qué linda estás...!". Volví a mirar al auditorio y me dieron ganas de decirle eso a todas. Todas eran hermosas.

Por último nos habló de que el hombre no puede vivir todas las experiencias de las mujeres. Un hombre no puede albergar un ser humano adentro, ni puede parirlo. Pero, si quiere, puede hacer su camino a través de la mujer. Y una frase que me encantó: "cuando yo no soy mujer, el hombre no puede ser hombre".

Se me queda mucho en el tintero de la memoria. Tampoco me dan ganas de escribir todo lo que recuerdo. Le agradecí en persona, pero le agradezco de nuevo a Nubia por su tiempo, su entrega y sus lindas palabras.

miércoles, 2 de octubre de 2013

El surgimiento. Ostara, festival de la madre del fuego.

Ostara es el festival de la madre del fuego, celebrado en el equinoccio de primavera alrededor del 21 de septiembre cuando las horas de luz y oscuridad son iguales, señalando el regreso de la luz. En Ávalon se honra a Nolava del fuego y de la luz y a Cliton la morgen del fuego y la primavera. Se celebra a Artha, la gran osa de los cielos y de la Tierra, cuyo contorno estrellado lleno de fuego circunvala el polo central de nuestros cielos durante todo el año, como se ve desde esas islas. También se honra a Grainne la Diosa del sol, cuyo orbe solar sale cada día en el este, brindando luz y renovando la vida en la Tierra. Sin Ella toda la vida en la Tierra perecería. Se honra a Sulis, mujer sol. Se celebra a Eostre u "Ostara", la madre del renacimiento, cuyo nombre fue tomado de Easter ("pascua" en inglés).

Ostara es la estación de el florecimiento en la vida. El invierno ha terminado y aunque puede seguir estando frío y húmedo, los días se van volviendo más tibios. En Ostara su naturaleza brota en actividad y toda la vida es renovada. La savia sube en las plantas y los árboles, brotes aparecen en las ramas, capullos y flores de primavera se abren en los vientos de septiembre, que viene como un león y se va como un cordero. Las lluvias torrenciales y las mareas altas de primavera inundan la tierra baja y la isla de Ávalon se puede ver una vez más como una isla rodeada de agua. Como las noches siguen siendo frías y los días son más calurosos, las nieblas de Ávalon se levantan muchas veces llenando las tierras bajas. Todo lo que es visible desde la cima del Tor sobre las nieblas son las distantes colinas Mendip. En los animales y los humanos surge el deseo de encontrar una pareja. Los pájaros cantan y empiezan a construir nidos en los árboles y cercos. Los animales se llaman entre ellos y empiezan a perder sus gruesos pelajes de invierno.

En Ostara se hacen las varitas mágicas de fuego como símbolo del fuego renovador de Eostre. Se reclama la pascua como Suya, pintando Sus huevos de resurrección. Se honra el fuego creativo expresando nuestros más profundos sentimientos por Ella en forma material, como en el arte y en otro tipo de trabajos. Como Ostara es uno de los 2 equinoccios en el año cuando la luz y la oscuridad están momentáneamente en balance, nos damos cuenta de cuán fuera de balance estamos nosotros como seres humanos, cuán profundas son las heridas de lo femenino en el mundo y dentro de nuestra propia mente. Se celebran ceremonias que balancean nuestra propia luz y oscuridad, nuestras realidades interna y externa. Se celebra la iluminación de Cliton.

Segunda reedición

Ahora con mi libro nuevo siento que tengo la información "correcta" para publicar aquí. Significa que iré eliminando progresivamente algunas entradas y las republicaré.